Terapia de pareja




Los PROBLEMAS DE PAREJA son las cuestiones que se presentan más frecuentemente en las consultas de psicología. Aproximadamente, el 42% de los individuos con malestar psicológico que acuden a los servicios psicoterapéuticos tiene en los problemas maritales el principal objetivo a tratar. Los problemas de pareja causan estados físicos y psicológicos negativos. Igualmente, la separación y el divorcio parecen provocar un impacto destructivo sobre la salud física y psicológica de los adultos y de los niños.


Básicamente se han determinado cuatro áreas problemáticas que intervienen en el malestar conyugal: 1) la pérdida de ganas para seguir con la relación (se da cuando los cónyuges encuentran muy pocos o ningún aliciente en la relación, tanto a nivel intelectual como conductual, que les estimule a seguir manteniéndose juntos); 2) los problemas de comunicación (se observan en situaciones en las que al menos uno de los miembros de la pareja se siente escasamente escuchado o comprendido y/o existen signos de falta de respeto); 3) la percepción de equidad (puede ser ejemplifica en la expresión “yo doy más de lo que recibo a cambio por mi pareja”) y su relación con la capacidad de los miembros de la pareja para conseguir y mantener acuerdos, y 4) la incapacidad para resolver conflictos.


En respuesta a ello, los profesionales de la salud mental hacen uso de tratamientos que sean eficaces para reducir la incidencia de los problemas maritales y la ruptura de la pareja, y sus efectos destructivos. Ninguna otra forma de terapia de pareja se ha examinado de forma empírica y comprobado más de cerca que la terapia de parejas cognitivo-conductual. Este tipo de terapia aborda directamente los aspectos de una pareja que parecen influir sobre el funcionamiento y la satisfacción marital: la conducta y los pensamientos sobre la relación. De modo específico, el profesional analiza y modifica los intercambios de conducta, la comunicación, la solución de problemas y la negociación que hasta ese momento han provocado desazón en la vida de la pareja. A la vez que invita a reflexionar y a corregir posibles creencias y expectativas poco adaptativas sobre lo que es una adecuada relación de pareja.



Teléfono: 647 92 18 80