Tratamientos



Depresión

Bajo estado de ánimo (tristeza, desesperanza, llanto,...) que contribuye de manera frecuente a sentirse insatisfecho con uno mismo, con los demás y/o con lo que espera que ocurra en un futuro.


Ansiedad

Estado de inquietud, preocupación, indecisión, angustia y/o nerviosismo que implica de manera relativamente asidua un sentimiento de vulnerabilidad y/o inseguridad.


Estrés

Estado de tensión y agotamiento físico y/o mental que se experimenta en exceso de manera frecuente e intensa; y hace que la persona se sienta incapaz, o al menos, se vea poco resolutiva para abordar sus eventos cotidianos como lo pudiera hacer si estuviese más relajada y descansada.


Fobias específicas

Estado de temor acusado y persistente desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o una situación específica. De manera inmediata hace que la persona se sienta con ansiedad y evite el estímulo temido, lo cual con lleva en su vida realizar actividades no del todo normalizadas y satisfactorias.


Ataques de pánico

Experiencia frecuente e inesperada (al menos en algunas ocasiones) de momentos concretos de repentino e intenso temor o malestar (pánico) que consigue que la persona termine por generar una preocupación persistente sobre futuros ataques de pánico, en cuanto a sus consecuencias físicas, sociales, o mentales


Agorafobia

Una serie de temores a los lugares públicos (p.ej., salir a la calle, utilizar transportes públicos y acudir a supermercados, cines, iglesias o campos de fútbol), especialmente cuando el individuo está sólo. Más tarde o temprano la evitación de los lugares públicos termina por recluir al sujeto prácticamente durante todo el día en casa.


Obsesiones

Preocupaciones excesivas sobre imágenes mentales, pensamientos y problemas de la vida real que, aunque se intente, no se van de la cabeza y a la persona le resulta molestas y/o desagradables. Habitualmente las obsesiones se refieren a la agresión y/o pérdida del control, a hacer daño, a la negligencia, a ser poco honrado, a los accidentes, a la sexualidad, a la religión, a la contaminación y a las enfermedades.


Trastornos de personalidad

Distintas formas posibles de ser en las personas llevadas a punto extremo que dificultan enormemente su capacidad para vivir de manera satisfactoria como le gustaría y/o sentirse totalmente integrado en su sociedad. En definitiva para ser feliz.


Duelos

Estado de incapacidad para asumir el fallecimiento de su ser querido. Ejemplos de actitudes relacionadas con duelos problemáticos se dan cuando se observa que la persona evita acercarse a las pertenencias del difunto o lugares frecuentados anteriormente por éste, abusa de drogas y/o alcohol, intenta no hablar ni que hablen del fallecido, o comienza a empeorar gravemente de forma brusca sus relaciones con los demás o su situación laboral.


Hipocondría

Estado de temor al que se llega debido al convencimiento de que se está sufriendo una enfermedad grave a partir de la interpretación incorrecta de síntomas corporales y/o mentales. Incita a pasar largos periodos de tiempo vigilando y esperando una posible señal corporal indicadora de enfermedad.


Adicciones

Conductas repetitivas, en espacio y tiempo, que comprometen gravemente la voluntad para aplazarlas y/o hacerla compatible con la realización de otra actividad. Las apuestas deportivas, el abuso de la cocaína y el cannabis, y el alcoholismo son algunos de los casos más demandados.


Problemas familiares

Aquellas conductas que hacen peligrar el mantenimiento de unas relaciones sanas entre hermanos y padres e hijos.


Problemas de pareja

Malestar conyugal en cuatro posibles áreas: 1) la pérdida de ganas para seguir con la relación (se da cuando los cónyuges encuentran muy pocos o ningún aliciente en la relación, tanto a nivel intelectual como conductual, que les estimule a seguir manteniéndose juntos); 2) los problemas de comunicación (se observan en situaciones en las que al menos uno de los miembros de la pareja se siente escasamente escuchado o comprendido y/o existen signos de falta de respeto); 3) la percepción de equidad (puede ser ejemplifica en la expresión “yo doy más de lo que recibo a cambio por mi pareja”) y su relación con la capacidad de los miembros de la pareja para conseguir y mantener acuerdos, y 4) la incapacidad para resolver conflictos.


Trastornos de la alimentación

Incapacidad de la persona para llevar una nutrición adecuada a las necesidades particulares de su organismo. Ya sea por una actitud más común, como puede ser la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y los atracones de comida; u otras conductas alimentarias menos frecuentes como pueda ser la dificultad para degustar y/o tragar los alimentos.


Disfunciones sexuales

Incapacidad para mantener relaciones sexuales satisfactorias. Sea por una falta de deseo, la imposibilidad para mantener la actividad sexual o una dificultad para alcanzar el orgasmo. Ateniéndonos a estos tres aspectos íntimos, existen nueve problemas sexuales con posible tratamiento: deseo sexual hipoactivo, aversión al sexo, problemas de erección, problema de excitación sexual en la mujer, problema orgásmico femenino, problema orgásmico masculino, eyaculación prematura y dispareunia.